HARRY WATERS BAND

14 Mar
HARRY WATERS BAND
SALA LLENA Y UN RECORRIDO PROPIO POR EL JAZZ

Ante un ND Ateneo repleto, Harry Waters deleitó a razón de piano y buen gusto con un seleccionado de estandars de jazz e invitados especiales.

  
Junto al grupo Timotteo, que ofició de anfitriones musicales, y un conjunto de destacados instrumentistas, la sala llena del teatro pudo apreciar un recorrido diverso, íntimo y cómplice, que permitió disfrutar un set-list del cual los asistentes salieron visiblemente satisfechos.
Pasadas las 20.30 hs del domingo 11 de marzo, en coincidencia con un nuevo aniversario del nacimiento de Astor Piazzolla, del cual el mismo Harry grabó dos obras en su CD recientemente editado en el país, el grupo Timotteo, compuesto por Ignacio Oroná, Luis Arteaga, Rubén Polizzi, Federico Pérez y Alejandro Lafogiannis, recibió al público con un compacto y aplaudido conjunto de canciones tangueras sobre un escenario que desde el inicio evidenció una cuidada y notable puesta de luces y sonido.
El público y la prensa esperaban ansiosos la propuesta de Harry Waters, quien supo conducir desde el piano la dinámica del concierto, abriendo espacio al lucimiento de cada músico, integrando estilos con un acento importante en la libertad y la improvización típica del Jazz. 
  
Yerónimo Yamazares, Federico Palmolella, Julián Graciano, Santiago Hernández, Paloma Schachmann, Carla Branchini y Agustín Cosentino fueron la banda que acompañó a Harry Waters y que permanentemente fue aplaudida por la totalidad de los presentes.
 
Al final del concierto que duró más de dos horas, Harry saludó al público y firmó discos junto a Dave Kilminster, guitarrista de Roger Waters y compañero de Harry en la gira de The Wall, al igual que Kipp y Mark Lennon, quienes también estuvieron presentes para que sus particulares voces interpreten dos clásicos en los únicos momentos cantados de la noche: “I´ve got you under my skin” y “There will never be another you”.
“Alligators funeral” marcó la despedida que tuvo luego un regreso a pedido de la exclamación del público.
En uno de los palcos pudo verse a Roger Waters siguiendo con fascinación las teclas del piano y sus misterios.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: